Practica el amor propio para ser feliz

Casi siempre es la misma historia: estamos más pendientes de lo que quieren los demás, de nuestras obligaciones y compromisos que de aquello que deseamos nosotros ¿y cuál es el resultado? El desencanto. Sobrevivimos más que vivimos y como consecuencia obtenemos la pérdida de nuestros sueños y la desconexión de nosotros mismos. Con el “deber que” y el “tener que” cerramos el acceso a ese nivel de nuestro interior.

Cuando alguien no se tiene en cuenta y lo hace durante un tiempo, termina despertando un día pensando que su vida está muy lejos de ser la que quería. La conformidad de dedicarse a lo que ha ido apareciendo, junto a lo que los demás le demandaban, suele jugar una mala pasada: llevarnos a un lugar en el que nos sentimos extraños.

“No malgastes tu tiempo, pues de esa materia está formada la vida”
-Benjamin Franklin-

La trampa del conformismo

Muchos de nosotros somos buenos ejemplos de ese gran déficit hacia lo personal, que no egoísta, que ha invadido gran parte de nuestra sociedad. Un cambio progresivo que nos perjudica más que beneficia, pero que la mayoría de las veces sabemos disimular -ante los demás y ante nosotros mismos- a través del conformismo.
Mujer con flores
La creatividad de la infancia y la pasión que nos impulsa en nuestra adolescencia se pierden en el olvido, apagando la luz que nos ha hecho brillar hasta esos momentos. Es suficiente con mirar a nuestro alrededor y observar cómo la gente se dedica a trabajos que no ama, se conforma con sus relaciones y deshecha sueños porque parece que necesitan un vuelo demasiado alto capaz de rozar la utópico.

La ilusión desaparece porque nos conformamos y nuestro crecimiento se detiene. La zona de confort es demasiado agradable como para soportar miedos, frustraciones e incertidumbres. Optamos por el plan B: lo sencillo, lo que toca, lo que hace perder el timón de nuestro vuelo.

Permanecer en el hechizo de pensar que siempre es mejor atender a lo que hay afuera que escuchar lo que nuestro interior necesita perpetua nuestro olvido y genera dependencia a la aceptación de los demás.

No eres egoísta, estás cuidando de ti mismo

De vez en cuando conviene hacerse un chequeo emocional para saber cómo nos encontramos. Preguntarnos cómo nos sentimos con nuestra vida en general y con nuestro trabajo, nuestras relaciones y lo que hacemos en particular nos proporcionará pistas sobre nuestro bienestar.

Cuando el resultado son sentimientos de decepción y desencanto es muy probable que nos encontremos viviendo nuestra vida como actores y actrices secundarios. El problema radica en que, aún sabiendo que tenemos que dedicarnos más tiempo a nosotros mismos, hay una pregunta que nos inquieta y nos congela: si lo hacemos, ¿seremos egoístas?

Corazón que florece

¿Somos egoístas cuando salimos a buscar aquello que necesitamos y nos hace bien? Déjame decirte que no, tan solo estás cuidando de ti mismo. El único amor que dura para siempre es el amor propio, por lo que si no te encargas de mantenerlo ¿quién lo hará? No es conveniente conformarse con rebajas…

Nadie es egoísta por despertar y decir “no” o “basta”, tampoco por guardarse minutos para sí y no estar disponible 100% a las demandas de su entorno. No pasa nada porque hayas decidido dejar de ser el que siempre estaba para todos, pero nunca para sí. Más vale tarde que nunca.

Invierte en ti, ¡no te olvides!

“La necesidad de aprobación de los demás equivale a decir: “Lo que tú piensas de mi es más importante que la opinión que tengo de mi mismo”
-Wayne Dyer-

Puede que te hayas convertido en un experto en saber al detalle qué quieren tus padres, tu pareja o tus amigos de ti, el problema es que poco o nada te has parado a pensar en qué quieres tú mismo. Pero saberlo es tan vital como respirar, pues repercute en tu autoestima y en tu bienestar emocional.

Ante ello, la mejor solución es invertir en amor propio. Toca encender la llama de amor por nosotros. Para ello:

  • Considérate una persona valiosa. Tu valor trasciende más allá de tus errores y fracasos. No eres tus resultados sino tu capacidad de reponerte. El amor hacia ti es muy importante.
  • Olvídate de complacer a los demás para estar bien. Complacer puede llegar a agotarte y finalmente destruirte. Nadie es egoísta por decir lo que piensa, siempre y cuando lo haga desde el respeto y marcando límites sanos para protegerse.
  • Establece tus prioridades. Para invertir en ti tienes que conocer cuáles son tus prioridades: a qué o quienes quieres dedicar más tiempo o menos para seguir construyendo tus sueños.
  • Disfruta de tus tiempos. Un día libre o por fin, ese fin de semana tan ansiado. Aprovecha el tiempo al máximo y deja fuera tus obligaciones. Eres el protagonista principal de tu vida, no un actor secundario.
“Sólo si me siento valioso por ser como soy, puedo aceptarme, puedo ser auténtico, puedo ser verdadero”
-Jorge Bucay-
Si eres de esas personas que lleva tiempo desconectada con su interior, te adelanto que volver a escuchar tu diálogo interno a niveles profundos es una tarea que te va a llevar tiempo. Piensa en todos los muros que has levantado, en todas las veces que te has ignorado: ser capaz de escuchar de nuevo ese lenguaje no es una habilidad que se perfeccione un momento. Sin embargo, si tienes paciencia lo conseguirás y ya te adelanto que lo que recuperarás merecerá la pena, tanto para ti como para los que te rodean.
Artículo original publicado en La Mente es Maravillosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *